Etipatogenia y síntomas del SIBO.

(Por Dr. Blas López )



Cuando las bacterias aumentan a nivel del intestino delgado y lo van colonizando, se acompaña de un incremento de las endotoxinas séricas y de compuestos bacterianos que estimulan la producción de citoquinas pro-inflamatorias. Estas se definen como pequeñas sustancias químicas que crean o ayudan a crear una inflamación. Entre las cuales tenemos las interluquinas y el interferón.

                                          
Luego el aumento anormal de bacterias a nivel del intestino delgado producirá un proceso inflamatorio crónico de la mucosa intestinal.

Por otra parte, las bacterias van a utilizar nuestros alimentos ricos en carbohidratos para su alimentación. Los procesos de alimentación bacteriana (fermentación) van a producir una serie de sustancias toxicas para la mucosa. Entre los que tenemos, amoniaco, D-lactato, peptidoglicano bacteriano endógeno. Además también se podría producir etanol, estando este ligado a Cándidas o a otras levaduras.

Los proceso de fermentación darán lugar a la producción de diferentes gases, según el tipo de bacterias que contenga el intestino delgado, tales como, hidrogeno, metano y sulfuro de hidrogeno.. Metano se relaciona con estreñimiento por producir enlentecimiento de los movimientos intestinales, lo que favorecerá el sobrecrecimiento bacteriano.
 
Todos estos mecanismos darán lugar a un deterioro de las microvellosidades de los enterocitos y a una rotura de la integridad de la mucosa intestinal.



Alteraciones de la microvellosidades

A nivel de la microvellosidades de los enterocitos se lleva acabo los principales procesos de digestión y absorción de alimentos. Su deterioro va a producir una serie de alteraciones, entre las que tenemos:
 
  • Alteraciones en los transportadores proteicos de membrana
  • Diminución de las disacaridasas
  • Disminución de otras enzimas
                                                                
Descripción: DISACARIDASAS

Si este sobrecrecimiento bacteriano se mantiene en el tiempo puede producir una atrofia importante de la microvellosidades. Dando lugar a un síndrome de malnutrición severo.

Todo ello puede producir una serie de intolerancias u otras alteraciones alimentarias, como:

 
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia a fructosa/sorbitol
  • Deficit de DAO
  • Malabsorción de otros carbohidratos

Rotura de la integridad de la mucosa intestinal

La agresión continuada de esta, dará lugar a la rotura de los enlaces entre los enterocitos, dando lugar al llamado intestino permeable o agujereado (Leaky gut en ingles).

La rotura de los enlaces permitirá el bazo de alimentos sin digerir, toxinas y microorganismos que darán lugar a alteraciones inmunológicas y de autoinmunidad.


                                                                

Pero además podemos encontrar otra alteraciones, que a continuación mencionamos.


Desconjugación de las sales biliares


Las bacterias van a producir una desconjugación de las sales biliares, lo que producirá una malabsorción de grasas. Esto conducirá a una deficiente absorción de vitaminas liposolubles, tales como: A, D, E y K. La deficiente absorción de grasas producira diarrea, adelgazamiento y trastornos por insuficiencia de vitaminas.


Absorción de B12 por las bacterias

Por otra parte las bacterias que están a nivel de intestino delgado van a consumir vitamina B12 que llega al intestino delgado con los alimentos. Esta vitamina es esencial para la producción de células sanguíneas, ADN y el funcionamiento correcto del sistema nervioso. Luego la deficiencia de esta vitamina puedes producir trastornos importantes.

Hasta aquí una visión de los alteraciones que puede producir un SIBO a nivel del intestino delgado y a nivel sistémico.