Dieta recomendada relacionada con Giardia Lamblia

 
En relación a los macronutrientes, se aconseja una disminución de los alimentos grasos, debido a la malabsorción de grasas, y una disminución de hidratos de carbono simples, ya que favorecen el desarrollo del síndrome de deficiencia de lactasa secundaria. Por el contrario, la ingesta de proteínas debe ser elevada, sobre todo las que son de alto valor biológico. Respecto al consumo y la preparación de ciertos alimentos, debemos tener en cuenta que eliminar de nuestra dieta los picantes, lácteos, cítricos, alcohol o bebidas con cafeína, ayudarán en la recuperación de la mucosa; y los alimentos deben estar pelados y cocinados, ya que al ser sometidos a altas temperaturas, los microorganismos se destruyen.


Recomendaciones dietéticas para patologías asociadas a la giardiasis

Déficit de grasas. La pérdida de grasa se lleva a cabo a través de las heces. Esto se debe a que la Giardia produce la desconjugación de las sales biliares, lo que impide la absorción intestinal de las grasas, y por lo tanto son expulsadas.

En este déficit se aconseja: Reducción de las ingestas de alimentos grasos (aceites, mantequillas, embutidos, frutos secos) Que el aporte de grasa sea en forma de MCT debido a que no requieren de sales biliares para su digestión.

Déficit de proteínas. Debido al daño en la mucosa intestinal se produce una descamación del enterocito, que provoca la pérdida de proteínas.

Se debe llevar a cabo un aporte de proteínas de origen animal, ya que son de alto valor biológico, contenidas en: carnes, pescados (preferiblemente pescados blancos si presenta esteatorrea) y huevo. Intolerancia a la lactosa. Se produce debido a que el protozoo aplana las vellosidades intestinales, y con ello, disminuye la cantidad de enzima lactasa. Durante la fase sintomática de la giardiasis, es aconsejable no tomar lácteos. Debemos tener en cuenta los alimentos que se pueden consumir en función de la cantidad de lactosa.

Déficit de B12. Se produce como consecuencia de la disminución de la secreción de factor intrínseco. Por lo que los suplementos orales no corregirán este déficit, y se requerirá un aporte de vitamina B12 intravenoso