DAO / Histamina

(Por Dr. Blas López)

 

Cuando los alimentos llegan al intestino delgado, serán digeridos mediante los jugos gástricos, las enzimas pancreáticas, las sales biliares y las enzimas intestinales. Como consecuencia de estos procesos se va a liberar una sustancia llamada histamina, que esta en los alimentos que comemos. Esta se ira acumulando a nivel de la luz intestinal, pero antes de ser absorbida va a ser degrada mediante una enzima llamada diaminooxidasa (DAO), que se produce a nivel del intestino delgado.

Cuando por diversas causas como:

 

  • Alteraciones genéticas
  • Por el bloqueo de ciertos medicamentos
  • Procesos inflamatorios crónicos del intestino delgado



la producción o actividad de esta enzima disminuye, parte de la histamina no podrá ser degradada y entrara como tal al torrente sanguíneo, y su acumulación dará lugar a una serie de efectos adversos. A esta alteración se la conoce como déficit de DAO, histaminosis alimentarias o intolerancia a la histamina.

En un sujeto sano la histamina es metabolizada por la DAO, convirtiéndose en N-imidazol acetil aldehído la cual pasa al torrente sanguíneo, y es transformada en ribosa. La ribosa es un monosacárido perteneciente al grupo de las pentosas. El cual es usado para constituir el ARN  y otros nucleótidos. Este proceso no tiene lugar en un paciente con déficit de DAO.


La disminución de la cantidad o de la actividad de la diaminooxidasa, en muchos pacientes parecen estar ligada a causas genéticas, pero aún estas no están todas bien identificadas. Hoy sabemos que hay grupos familiares donde sus miembros comparten este déficit. Pero aún no se conoce bien que produce esta carencia genética, aunque algunos investigadores lo relacionan con el polimorfismo genético que presenta un nucleótido de la enzima DAO. En la actualidad no se hacen estudios genéticos para diagnosticar causa genética,

En otra ocasiones determinados medicamentos pueden bloquear la actividad de esta enzima. En estos casos es suficiente con retirar esos medicamentos. Entre ellos tenemos:


 


Indicación farmacológica
 
Principio activo
Analgésicos Metamizol, Ácido acetil salicílico
Antiestamínicos Difenhidarmina, Cimetidina, Prometazina
Antiarrítmicos Propafeona, Quinidina
Antiasmáticos Teofilina
Antidepresivos Amitriptilina,
Antihipertensivos Dihidralazina, Verapamilo
Antireumáticos Acemetacina
Antisépticos Acriflavina
Antituberculosos Isoniazida
Bronquilióticos Aminofilina
Cardiotónicos Dobutamina
Diuréticos Amiloride, Furosemida
Expectorantes Ambroxol (Mucosán)
Mucolíticos Acetilcisteina (Fluimicil, Frenacil)
Antipalúdicos Cloroquina
Antibióticos Ácido Clavulánico, Isoniazida
Antieméticos Metoclopramida (Primperan)
Neurolépticos Haloperidol
Procinpeticos Metoclopramida
Tranquilizantes Diazepam
Relajantes musculares Pancuroni




Hoy sabemos que procesos inflamatorios crónicos del intestino delgado, donde hay un deterioro progresivo de la mucosa y de las microvellosidades intestinales, se pueden acompañar de déficit de DAO. Este es el grupo que más nos interesa aquí tratar. Y las causa pueden ser multiples como ya iremos viendo. Siendo quizás el SIBO la causa mas importante de este déficit, sin olvidar el grupo de pacientes con Giardia.

Los síntomas que sufren los pacientes con déficit de DAO, pueden ser muy variados, siendo tanto digestivos como extradigestivos. Pero quizás estos puedan estar relacionados con la causa que los produce.

En la parte izquierda encontrara más temas sobre este déficit. Tales como:

 

  • Síntomas digestivos y extradigestivos
  • Pruebas diagnosticas
  • Tratamiento dietético
  • Tratamiento con DAO