¿Qué son los prebióticos?

(Por Dr. Blas López)

 
Sabemos que los prebióticos son sustancias que contribuyen a mantener una microbiota intestinal sana. Esta, está constituida por bacterias que habitan en el interior de nuestro intestino, principalmente en nuestro intestino grueso, pudiéndose distinguir dos tipos, unas beneficiosas y otras patógenas.

Para que una sustancia se considere un prebiótico, debe cumplir una serie de requisitos:
- No ser digerida a nivel del intestino delgado por la acción de determinadas enzimas (amilasa pancreática y disacaridasas intestinales)
- Que sea soluble en el medio acuoso intestinal, lo cual favorece su utilización por las bacterias que habita el intestino grueso para su fermentación. Dando lugar a la formación de ácidos grasos de cadena corta y a diversos gases.
- Que favorezca la proliferación selectiva de bacterias colónicas beneficiosas para la salud, como son las bifidobacterias y los lactobacilos.
 
Hoy conocemos que estas sustancias vendría representadas por diversos azucares y por la fibra dietética, principalmente soluble. Conociéndose muy bien los efectos beneficiosos de la inulina, los FOS y los GOS.
 
Hay que recordar que las bacterias que habitan el intestino grueso, se pueden clasificar por sus efectos sobre la salud, en beneficiosas y no beneficiosas o patógenas. Para considerar que una microbiota intestinal esta sana, tiene que esta constituida principalmente por células beneficiosas. Y para ello es necesario los prebióticos. Estos serán los encargados de suministrar la energía que necesitan estas bacterias para su actividad y reproducción.
Cuando los prebióticos llegan al intestino grueso van a ser digeridos por nuestra bacterias buenas, dando lugar a los ácidos grasos de cadena corta, representados por el acido acético, acido butírico y acido propionico; y gases, como hidrogeno, dióxido de carbono y metano.

Los ácidos acético y propiónico son absorbidos por las células de la mucosa intestinal del colón y de aquí llegaran al hígado a través del sistema venoso portal. Por su parte el ácido butírico penetra en el interior de las células de la mucosa intestinal, los llamados colonocitos, aportándoles la energía que necesitan para su actividad. Contribuyendo con ello a mantener una mucosa epitelial sana. Ello favorecerá la unión entre las células que constituyen esta mucosa epitelial, disminuyendo la permeabilidad intestinal y permitiendo un buen funcionamiento de nuestro sistema inmunitario, todo lo cual es necesario para mantener una buena salud. De todo ello deducimos que los prebióticos, tienen una doble función:
 
- Mantenimiento de una microbiota intestinal sana
- Mantenimiento de una mucosa intestinal sana.
 
En los pacientes con malabsorción fructosa/sorbitol, por diversos motivos, entre ellos el menor consumo de fibra, la toma de antibióticos y las enfermedades de fondo que sufren estos pacientes, las bacterias colónicas beneficiosas disminuyen y van ocupando su lugar las bacterias patógenas, tan negativas para nuestra salud. Los procesos fermentativos productores de ácidos grasos de cadena corta, son sustituidos por otros procesos de transformación de las proteínas en sentido putrefactivo y productos de naturaleza alcohólica. Entre las sustancias dañinas que se producen tenemos indol, escatol, putrescina, neurina, cadaverina y alcohol isobutilico o isoamolico. Creando un cambio de pH que favorece el desarrollo de las bacterias patógenas. Por otra, parte, la disminución del ácido butírico determinara un deterioro de la mucosa intestinal, por falta de alimentación de las células que la forman. Ello dará lugar a un aumento de la permeabilidad intestinal y a un mal funcionamiento de nuestro sistema inmunitario intestinal.

Todo ello produce un cuadro conocido como disbiosis intestinal, que ira produciendo un deterioro progresivo de nuestra salud, sino conseguimos detenerlo.
Pero hay que recordar que a nivel del intestino grueso tienen lugar otra funciones, como es la absorción de agua y electrolitos, producción de determinadas vitaminas, como vitamina K y B12. Y además aporta energía a nuestro cuerpo.

Mas arriba hemos visto la importancia que tiene el acido butírico, a nivel del intestino grueso, a continuación hacemos un resumen de ellas y de algunas otras:
 
1).- Incremento de la longitud de las vellosidades del intestino delgado, lo que supone un incremento de la superficie de absorción de los nutrientes.
2).- Incremento de las secreciones intestinales, que implica mayor digestibilidad y protección de la mucosa entérica.
3).- Efecto antiinflamatorio y estimulante del sistema inmunitario local.
4).- Refuerzo de las uniones celulares de la mucosa entérica (Light junctions), lo que reduce la permeabilidad del intestino.
 
Vemos que a nivel del intestino delgado el acido butírico, tiene una acción muy importante sobre las microvellosidades intestinales, las cuales tienen una gran importancia en la absorción de nutrientes.
Recordar que nuestros alimentos suelen aportar muy pequeñas cantidades de acido butírico.
Todas esas acciones del acido butírico están muy bien estudiadas en algunos animales, como pollos y cerdos. A los cuales se comenzó a suministrar acido butírico, para obtener una serie de teóricos beneficios. Mas adelante se administro el acido butírico en forma de un triglicérido, es decir una molécula de glicerol con tres moléculas de ácido butírico, pero con una encapsulación especial que permitiera que el principio activo se fuera eliminando lentamente y se pudiera suministrar a lo largo de todos los tramos del aparato digestivo. A nivel de la mucosa del intestino delgado podemos decir que el ácido butírico quedara libre por la acción de la lipasa pancreática y penetrando en el interior de los enterocitos.
 
Una vez en su interior, su acción, permite un aumento de las microvellosidades intestinales.
El resto del suplemento alimenticio, continuara hacia el intestino grueso, donde será aprovechado por bacterias beneficiosas, favoreciendo su reproducción y al mismo tiempo quedara libre bastante cantidad d  acido butírico que ira penetrando en las células de la mucosa intestinal.

De los estudios efectuados en animales se han sacado los efectos beneficiosos del acido butírico, que hemos puesto más arriba. Pero estos a su vez determinan otros efectos, por ejemplo el aumento
de las microvellosidades intestinales produjo un aumento del peso en los pollos, por una mayor superficie de absorción. Una microbiotica más sana y disminuyo algunas enfermedades intestinales.

Cuando se produce una disminución de las microbiotica beneficiosa en el intestino grueso, se produce una disminución del acido butírico, con sus efectos negativos. Y esto suele pasar con frecuencia en los pacientes con malabsorción fructosa/sorbitol.
Para paliar estos efectos negativos se ha lanzado al mercado un suplemento alimenticio a base de un glicerol con tres ácidos butíricos, con una encapsulación que permite su eliminación en todos los tramos intestinales, buscando los beneficios anteriormente descritos.
El tiempo dirá si realmente este suplemento alimenticio, ya utilizado en animales desde hace mas de 8-10 años, tiene el en intestino humano los mismos beneficios que en los animales.
 
El nombre de este suplemento alimenticio es Buticaps.
http://www.misohinutricion.com/butycaps.html


Mas información en la página web de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos: 
http://www.sepyp.es/es/home