Como hacerse la prueba del Helicobacter Pylori? 
(Por Dr. Blas López)

 

El test de aliento es un test muy sencillo y consiste en tomar dos muestras de aliento soplando dentro de una pequeña bolsa. La primera muestra se toma en situación basal y la segunda a los 20 minutos de la anterior, tras haber dado al paciente una pastilla de sustrato: Urea marcada con C13.

El Helicobacter Pylori tiene la capacidad de descomponer la urea mediante una enzima llamada ureasa. Cuando entra en contacto con la sustancia que le hemos dado al paciente descompone la urea y libera el C13 que pasa a la sangre y de ahí a los pulmones, excretándose por el aliento.

Ambas muestra de aire se analizan en una máquina que es capaz de contar las moléculas de C13 mediante un espectofotómetro de colorimetría. Si el incremento de C13 entre la muestra basal y la tomada a los 20 minutos es igual o superior a 2,5 por mil se considera un test positivo y por tanto es diagnóstico de infección por Helicobacter Pylori.

Tambien es posible la realización de la prueba a través de una muestra de heces, pero se cree que no tiene tanta fiabilidad como la de test expirado.

 

¿ Como tengo que ir a la prueba?, ¿Qué preparación necesito?
 

Se debe de realizar en ayunas de al menos 8 horas y no se permite tampoco masticar chicles ni caramelos ni fumar en las horas previas al estudio.

Es muy importante no haber recibido antibióticos (orales o inyectados) ni IBPs (Omeprazol, Lansoprazol, Pantoprazol, Rabeprazol o Esomeprazol) al menos 2 semanas antes. Pero si lo que se quiere es comprobar si ha sido correcta la erradicación se debe de esperar al menos 4 semanas de acabado el tratamiento.

El resto de medicación que se tome no hace falta suspenderla, incluidos algunos medicamentos para el estómago como antiácidos (Almax, Gaviscón, etc), antiH2 (Ranitidina o Famotidina), procinéticos (Levosulpiride, Domperidona) etc. ya que no interfiere con la prueba.
 

 

¿Es fiable su resultado?
 

La fiabilidad de este test para identificar Helicobacter Pylori es de aproximadamente un 97-98%, siendo muy superior a cualquier otro método, incluida la biopsia gástrica, y es el método también más fiable para comprobar tras el tratamiento que se ha eliminado la infección.