¿Cómo hacerse la prueba de la lactosa?
(Por Dr. Blas López)
 

Es el método más utilizado actualmente para medir la digestión de la lactosa, aunque presenta sus limitaciones de aplicación cuando se quiere utilizar en niños de menos de 4-5 años.


Al paciente se le suministra una solución con lactosa (25-50g de lactosa en 200-400ml de agua) y a intervalos posteriores de tiempo de 15 minutos se le hace soplar unas bolsas herméticas/instrumento indicador/probetas de donde se recogen muestras.


Cuando los azúcares no digeridos son transportados al intestino grueso, las bacterias presentes allí lo utilizarán como alimento y crearán hidrógeno como producto de desecho. El hidrógeno es absorbido por el caudal de sangre y expedido por la respiración.


El hidrógeno detectado en la respiración indica que el azúcar ha entrado en el intestino grueso no habiendo sido bien absorbido en el intestino delgado. Se debe constatar un aumento del hidrógeno en la respiración tras la ingesta de la lactosa superior a 20ppm para indicar una digestión deficiente. Esta prueba también se realiza valorando además la presencia de Metano para evitar así posibles falsos positivos/negativos.