Blas Lopez, es un médico jubilado, que entra  en este mundo por una enfermedad alimentaria de una de sus hijas, al no obtener una respuesta de los médicos ha dedicado estos últimos años a la investigación de esta patología con la finalidad de poder curar a su hija. Comenzó aprendiendo lo que era una intolerancia de la fructosa en un grupo de Facebook y se quedó en este mundo. Desde hace dos años se dedica a ayudar a la gente en  estos grupos. En este camino una serie de personas se han unido a él para poder llevar este mundo de las intolerancias al conocimiento del mayor número de personas levantando su voz para que sean escuchados, personas anónimas que bien sufren dichas patologías o bien la sufren familiares suyos.

Todos ellos trabajan juntos día a día para proporcionar a los afectados una información concreta detallada y precisa sobre las patologías a las que se refieren así  intentando ofrecer una mejor calidad de vida a los afectados.